in

Isco quiere seguir soñando en Europa


El Sevilla quiere seguir soñando con los octavos de Champions a ritmo de un Isco que fue la figura del partido. El malagueño anotó el 2-0 con una obra de arte


El Sevilla FC se jugaba a finales de octubre el ser o no ser en la máxima competición continental. Una derrota le podía dejar incluso fuera de la competición en la que es el rey, la Europa League. El Copenhague llegaba a la capital hispalense con las mismas opciones que los de Sampaoli.

El técnico argentino cambiaba su esquema de confianza para la ocasión. Pasaba a un 4-3-3 y jugaba con un nueve de referencia como Dolberg, el único delantero que parece tener la confianza del entrenador. En defensa, Gudelj era la pareja de Marcao ante la lesión de Nianzou. Jordan acompañaba a Rakitic e Isco en la medular ante la baja de Oliver Torres. Suso y el Papu Gómez hacían lo propio con Dolberg.

El encuentro inició con ambos conjuntos buscando las metas rivales. Parecía que iba a ser un encuentro con varios goles. El Sevilla se volcaba sobre la portería danesa con posiciones muy largas, con futbolistas que recibían la pelota al pie, pero con pocos movimientos de ruptura que preocupasen a los defensas del Copenhague.

Los daneses montaron una defensa bastante férrea, infranqueable para los delanteros rojiblancos. Salvo algunas ocasiones en botas de Papu o Rakitic, el Sevilla no generaba peligro hacia la portería defendida por Grabara.

El encuentro se fue rompiendo con el paso de los minutos. El conjunto de Sampaoli atacaba con varios hombres, pero en fase defensiva, el equipo se quedaba bastante largo y el Copenhague lo aprovechaba atacando en superioridad. Halarlsson y Daramy tuvieron en sus botas las ocasiones más claras para poner el 0-1 en el marcador, pero Dmitrovic lo evitó.

Se llegó al descanso con un descontento mayúsculo en la afición del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán que comenzó a pitar a sus futbolistas.

La media parte dejó un damnificado. Dolberg se quedaba en los vestuarios para dar entrada a En-Nesyri. Tras este parón, el encuentro se volvió completamente imprevisible. El Copenhague salió a por todas y tuvo varios ocasiones en los primeros cinco minutos. Daramy y Clem metieron el miedo en el cuerpo a los sevillistas con un lanzamiento al palo.

Estas dos acciones y una perdida en salida de balón del Papu hicieron estallar los pitos en las gradas del feudo rojiblanco contra la mala imagen del equipo. Acción, reacción inmediata de Sampaoli tras el descontento. Introdujo a Lamela y sacó del campo a Suso. Ahí comenzó a cambiar el partido.

La entrada del argentino dio al Sevilla mayor dinamismo y verticalidad. Otro argentino, el Papu dio puso un magnifico pase a la espalda de la defensa visitante para que En-Nesyri diese ventaja a los suyos.

Pocos minutos después del 1-0 el Copenhague tuvo otra clara ocasión para poner el empate. Diks, que se acababa de incorporar al partido, estrellaba el balón en el travesaño. Era un duelo de golpes porque poco después, Isco se sacaba un increíble disparo desde fuera del área para poner el 2-0 en el marcador.

El descuento sirvió para que Montiel cerrase el partido con el 3-0 tras una buena jugada colectiva y el posterior remate del argentino tras el rechace de Grabara. El Copenhague terminó con 10 futbolistas por la expulsión de Kotcholava tras una dura acción con Isco.

Esta victoria le sirve al Sevilla FC para asegurarse la plaza en la UEFA Europa League y ahora debe esperar un milagro para conseguir pasar a octavos de final. Deberá ganar su próximo encuentro ante el City y que el Dortmund no consiga vencer en ninguno de sus dos partidos.





AG Deportes Cobertura

What do you think?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Xavi: “¿Milagro? Hay una pequeña esperanza, pequeña”

El Bayern se vuelve a exhibir ante un pobre Barça