in

El tenso derbi catalán acaba en tablas


El FC Barcelona se queda sin el liderato en solitario tras el empate y el Espanyol se creció en un partido marcado por la actuación volcánica del colegiado valenciano Mateu Lahoz


Primera jornada de la Liga post-Mundial y tropiezo inesperado del Barcelona, con escándalo arbitral a cargo de Mateu Lahoz, que perdió por completo el control del duelo catalán de Primera después de que el Espanyol empatase. Tras un buen inicio de partido de un Barcelona dominador, el Espanyol fue aposentándose en el campo y acabó enjuagando, de penalti, el gol tempranero de Marcos Alonso de cabeza.

Hasta el final, con ‘show’ y pérdida de papeles a cargo de Mateu Lahoz, el Barcelona tuvo opciones pero topó en Álvaro Fernández, el portero blanquiazul, cuando el partido estaba diez contra diez por las expulsiones de Alba y Vini de Souza, por dos amarillas, con una roja perdonada a Cabrera en el VAR. El Barça se durmió tras un buen inicio y perdió dos puntos.

El derbi catalán parecía que no iba a tener historia. A los siete minutos el Barcelona marcó el 1-0. Córner a favor de los de Xavi que cabecearon consecutivamente Lewandowski, Chistensen y Marcos Alonso -quien marcó- sin que defensas ni portero del Espanyol pudieran intervenir. Pese al gol, el planteamiento conservador de los de Diego Martínez apenas se modificó dejando que el Barça jugara a placer. El propio Marcos Alonso tuvo el 2-0 pasado el cuarto de hora tras un centro de Jordi Alba que no supo rematar con precisión.

Los pericos, encerrados atrás, se defendían como podían del acoso azulgrana y tan sólo inquietaron a Ter Stegen con un disparo de Nico Melamed que dio en Sergi Roberto y se fue fuera por poco. Un gran zurdazo de Raphinha pudo dejar resuelto el partido antes del descanso pero Álvaro Fernández logró despejarlo con algún problema. Lo mejor para el Espanyol es que el partido seguía abierto al término de la primera parte pese al asedio al que fue sometido.

Insistió el Barcelona en su dominio en el segundo tiempo, pero sin la frescura del principio de partido y con la misma falta de lucidez en el tramo final de campo. Le costaba traducir el dominio en ocasiones al Barcelona y el Espanyol veía una ocasión de oro para meterse en el partido.

Revivió, aparentemente, el Barcelona con la entrada de Dembélé y Ferran Torres en las alas en lugar de un Ansu fallón y de un Raphinha muy valioso en trabajo defensivo pero poco lúcido en la finalización de las jugadas. Pero tampoco llegaba el gol y el Espanyol, por su parte, también mejoró con la entrada de Puado en la delantera.

Y en este momento empezó otro partido diferente. Se desataron los nervios en ambos equipos y apareció la figura de Mateu Lahoz. El colegiado valenciano siguió en plan Qatar y empezó a sacar tarjetas a diestro y siniestro. En sólo unos minutos expulsó a Jordi Alba, que no encajó bien el empate y lo protestaba todo, y a Cabrera, roja directa por supuesta agresión a Lewandowski y Vini Souza del Espanyol. Tras unos minutos de caos sobre el césped el VAR le hizo rectificar la roja directa a Cabrera. Todo ello incendió a la grada y el Barça se fue a por todas cuando se pudo reanudar el juego. Las ocasiones que no llegaban cuando estaba con once llegaron estando con diez y ahí apareció la figura de Álvaro Fernández. Primero a un cabezazo de Christensen y después en un mano a mano contra Lewandowski. Pese a los intentos finales, y más tarjetas por el camino para ambos equipos, Mateu Lahoz pitó el final.

Los de Xavi Hernández siguen con la mirada puesta en la Liga y están ahora igualados a puntos con el Real Madrid al frente de la tabla tras la victoria merengue en Valladolid. Es su competición prioritaria tras la eliminación de la Champions League.

Fotos: FC Barcelona

Twitter: @alexgomezse



AG Deportes Cobertura

What do you think?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Ferran Torres: “El 0-4 en el Bernabéu es una de las mejores noches de mi vida”

15.324 espectadores presentes en el entreno del Barça