in

El Covirán Granada saca la garra y vuelve a ganar en casa (93-89)


Los andaluces se lucen en el último cuarto y consiguen su cuarta victoria de la temporada ante un Monbus Obradoiro que se vio sorprendido por un Covirán Granada excelso.


La Fundación CB Granada ha vuelto a demostrar que será un duro contendiente en La Liga Endesa. Los dirigidos por Pablo Pin se han lucido ante los 5967 espectadores que asistieron la tarde de este sábado al feudo nazarí para ver un nuevo triunfo de su equipo.

Con la derrota del último partido ante el Gran Canaria (94-76) los rojinegros querían quitarse el mal sabor de boca que se llevaron de Las Palmas. Con la oportunidad en turno, los granadinos salieron a imponer condiciones desde el principio. Fue Cristiano Felicio quien abrió la cuenta para los locales apenas a los 15 segundos de partido.

El equipo de Moncho Fernández tiene mucho potencial y enseguida demostraba que iba a ser un duro hueso de roer para los rojinegros. David Walker inauguró el marcador para los gallegos con un triple, pero el Granada respondió con una gran jugada individual de Prince Ali, quien recientemente renovó con los nazaríes por dos meses más.

Un cuarto muy parejo

Los dos conjuntos comenzaron a medirse en la cancha, pero fue el cuadro de Moncho Fernández quien dio un paso hacia adelante. Thomas Scrubb se internó en el área rojinegra para aumentar la ventaja para los visitantes. Los nazaríes respondieron de inmediato, pero los errores en la parte baja comenzaron a hacerse presentes. Bender y Guerrero aprovecharon para castigar a los granadinos y dejar el marcador 5-12 en apenas cuatro minutos de partido.

Ali empató el partido, pero Thomas Scrubb adelantó a los suyos con una gran bandeja. Prince logró un 2+1, sin embargo, falló el tiro de castigo, cosa que no hizo Rubén Guerrero, quien si aprovechó su 2+1 a favor. Los errores comenzaron a notarse en el equipo local, situación que aprovecharon Bender y Guerrero para castigar a los granadinos y poner el marcador 5-12 en apenas 4 minutos de partido.

La reacción del Covirán Granada

Pablo Pin reunió a los suyos en su primer tiempo muerto, había que corregir y lo hizo con un fantástico triple de Luke Maye, quien unos segundos después asistió a Álex Renfroe para acercar a los rojinegros. Thomas Scrubb frenó la reacción con una bandeja y Guerrero erró desde la línea de tiros libres, lo cual fue bien aprovechado por Renfroe para empatar el partido a 13 con un gran triple.

Guerrero recuperó la ventaja, pero Ali la redujo con una gran jugada individual, Álex Suárez quedó solo, el triple estaba cantado, pero el (gallego) falló su lanzamiento. Seguidamente, Luke Maye empató el encuentro con un tiro libre, pero Scrubb silenció al Palacio con una anotación de tres desde la línea lateral. Petit Niang entró a la cancha para reducir la ventaja a uno.

Scrubb se metió a la cocina y consiguió otro 2+1 para la causa gallega. Maye volvió a lucir esa manopla con un triple muy vistoso, pero el ataque del Obradoiro respondió inmediatamente con una anotación de Rubén Guerrero. Bropleh entró y se sacó un triple de la bolsa para igualar el electrónico, el primer cuarto terminó 24-24.

Gallegos con intensidad

Jacobo Díaz ganó un rebote en el área y lo convirtió en dos puntos para poner al Granada al frente en el marcador por primera vez en el partido. Bropleh consiguió una falta, se perfiló y anotó uno de los tiros de castigo. Costa aumentó la renta, los granadinos lograban un parcial de 6-0 en los primeros tres minutos. Guerrero acercó a los gallegos y segundos después Walker redujo el marcador a uno con un triple.

Christian Díaz estrenó su casillero con un espectacular triple, pero Álex Suárez respondió con otro. Bropleh regaló la pelota en el medio campo, Scrubb aprovechó, sirvió para Walker y este castigó al Covirán con un triple lateral para darle la vuelta al electrónico. Segundos después, Suárez repitió la dosis, pero esta vez fue Lluís Costa quien respondió con su primer triple de la noche. Dragan Bender aprovechó los errores defensivos del Covirán y subió la renta a 4 para los visitantes.

Renfroe se metió hasta la cocina y dejó las cosas a dos puntos, pero de nueva cuenta las facilidades en defensa de los locales fueron castigadas por Phill Scrubb, quien lograba un triple más. El Covirán se animó y respondió pronto con un 2+1 de Bropleh que ponía el marcador 41-43 a falta de dos minutos. Maye tuvo la ventaja al quedar solo en la lateral pero su lanzamiento de tres no encontró la red y terminó por estrellarse en el aro.

Talento desde el exterior

Phil Scrubb castigó el fallo y aprovechó para aumentar a tres puntos la renta del Obradoiro. Felicio consiguió dos tiros libres y acercó a los locales al anotar los dos. Walker encestó a falta de unos segundos, pero Bropleh mantuvo a su equipo al conseguir una falta que supo capitalizar a través de sus dos tiros libres.

El Obradoiro era una máquina de hacer triples y de nueva cuenta conseguía aumentar la renta a tres puntos más por conducto de Phil Scrubb, que llegaba a 14 puntos en su casillero. El descanso llegó con la ventaja de los gallegos por 46-50.

Un Covirán Granada con determinación

El segundo tiempo comenzó con un equipo local más insistente en ataque, Maye pudo reducir ventaja, pero Bender lo evitó con un gran bloqueó. Scrubb anotó de dos y Maye hizo lo propio con un triple.

El partido se emparejaba y los equipos comenzaban a mostrar el músculo. De nueva cuenta fue Bender quién volvía a taponar una ofensiva de los locales, Thomas Scrubb anotó y Prince Ali redujo la distancia a tres puntos al hacer válido un 2+1.

Bender se perfiló y metió sus dos tiros libres, el público empezó a desesperarse con los árbitros, el mismo Dragan realizó un alley-oop y Ali hizo estallar al Palacio con otro triple. Renfroe falló en defensa y Obradoiro castigó, Pero Prince Ali respondió con otro triple.

Bender falló su triple, pero recuperó en defensa con otro gran bloqueo. Luke Maye hizo magia y con una gran bandeja de revés acercó a los suyos. Sin embargo, poco duró la alegría porque Scrubb volvió a castigar y un recién Edgar Vicedo amplió la ventaja.

El bombardero Bropleh

El partido era un ir y venir, el triple de Maye se salió de la canasta ante el suspiro de los aficionados que veían como esa pelota no entraba en el aro. El Obradoiro desaprovechó su ataque y Álex Renfroe castigó a los gallegos con otro triple que encendió al Palacio.

Con el juego a dos puntos, Pablo Pin reunió a los suyos, el tiempo muerto animó a los rojinegros que segundos empatarían el partido por conducto de Thomas Bropleh. El Covirán Granada se defendía, pero Scrubb volvió a adelantar a los gallegos con dos tiros libres.

Con un minuto en el reloj, los locales se fueron con todo por el empate, Costa entró a la cancha y Maye acercó al Granada por conducto de un tiro libre. Christian Díaz se metió hasta la cocina, asistió a un recién ingresado Petit Niang, quien con una gran facilidad anotó la canasta que le daba la vuelta al encuentro 69-68.

Un cierre extraordinario del Covirán Granada

Thomas Bropleh aumentó la ventaja con una gran bandeja, pero los visitantes respondieron con un maravilloso triple que empataba el marcador. El mismo Bropleh volvió a poner en ventaja a los rojinegros, pero Walker igualó el electrónico con un tiro de dos y adelantó a los suyos con un triple.

Petit Niang se colgó del aro y redujo la ventaja, Jacobo Díaz empató el juego con una maravillosa jugada. Con el marcador parejo, los colegiados marcaron una falta sobre Niang que Maye aprovechó para recuperar la ventaja.

Los de Moncho Fernández se veían sorprendidos por la reacción del Covirán Granada y comenzaron a perderse en el partido, pero los locales no mataban. Los errores seguían presentes en el cuadro visitante y Luke Maye capitalizó la reacción rojinegra para aumentar la renta a cuatro puntos a falta de 5 minutos por jugarse.

Un parcial de 15-0 afianzó la victoria del Granada

El Covirán cogió confianza y Bropleh dio un mazazo a los gallegos con otro de sus tradicionales triples. Costa quedó solo, levantó la cara y regaló una pintura que significaba ponerse a 10 puntos a falta de tres minutos y medio.

Las cosas pintaban bien para el conjunto de Pablo Pin y los de Moncho Fernández estaban noqueados en la duela. La fiesta granadina comenzaba y Niang la animaba aún más con otra anotación. Scrubb quiso meter a los suyos al partido y junto a Bender lograban ponerle emoción a los últimos minutos.

Pablo Pin pidió tiempo muerto, los locales lo tenían en la mano, solamente tenían que aguantar el vendaval gallego. Álex Renfroe enfilaba la victoria, Scrubb daba esperanza y los árbitros le metían polémica al juego marcando una falta que Scrubb convirtió en un 2+1.

Renfroe enfrió el partido y Niang jugó inteligente para conseguirse una falta, el Obradoiro tuvo la chance de acercarse y meterle miedo al Granada, pero Bender no pudo con la defensa nazarí y terminó por perder la pelota.

Costa recibió una antideportiva por parte de Scrubb, los árbitros no la marcaron después de la revisión por repetición y Costa finiquitó el partido anotando uno de los dos  tiros libres. Con el cronometro en 10 segundos, el Obradoiro se fue al ataque y consiguió un triple por conducto de Scrubb que dejó las cosas 92-89.

Los gallegos tenían que usar el último recurso y pararon a Bropleh, quien se enfiló desde los tiros libres y terminó por sellar la victoria para los granadinos por 93-89. La próxima semana los nazaríes visitan Málaga para medirse al Unicaja en busca de su quinta victoria.

Ficha técnica

Covirán Granada: Cristiano Felicio 6, Alex Renfroe 12, Pere Tomàs 0, Prince Ali 14 y Luke Maye 17 – quinteto titular – Thomas Bropleh 19, Petit Niang 8, Christian Díaz 3, Lluís Costa 10 y Jacobo Díaz 4.

Monbus Obradoiro: Thomas Scrubb 16, Dragan Bender 8, Phill Scrubb 23, David Walker 22 y Rubén Guerrero 13 – quinteto titular – Edgar Vicedo 2, Fernando Zurbriggen 0, Marek Blazevic 0, Álvaro Muñoz 2 y Álex Suárez 3.

Parciales: 24-24, 22-26, 23-18 y 24-21.

Árbitros: Fernando Calatrava, Javier Torres y Daniel Sánchez. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de competición en la liga Endesa disputado en el Palacio de Deportes de Granada ante 5967 espectadores, algunos de ellos seguidores del Monbus Obradoiro.

Foto: Fundación CB Granada

Informa: @rodro201089



AG Deportes Cobertura

What do you think?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Pumas sub-14 brilla en casa y avanza a las semifinales

Juan Cruz quiere la Champions